LA PSICOLOGÍA Y LOS VALORES HUMANOS

 

 

 

PsicologoEscolar.COM ORIENTACIONES 100 MEJORES COLEGIOS

El ser humano tiende a la búsqueda de su propia realización. Es una tendencia innata y natural en él y el medio para alcanzarla puede ser una maravillosa aventura que nos lleva de la mano hacia el conocimiento de nosotros mismos a través de la relación con el mundo que nos rodea. En este sentido, los valores humanos constituyen una guía que orienta el pensamiento y la conducta de las personas en una dirección que favorece su desarrollo e integración, aportando felicidad y bienestar.

     La psicología y los valores humanos deben ir unidos y trabajar juntos por un objetivo común: el desarrollo del potencial de cada individuo y su integración en la sociedad de la que forma parte. A mi consulta acuden con frecuencia, personas que manifiestan su deseo de poner orden en su vida; hacer las paces; saldar viejas deudas o sanar heridas emocionales. A menudo lo verbalizan en términos de “tener paz interior”. En este sentido, los valores humanos son pieza clave en la construcción de un proyecto de vida feliz porque, junto con los recursos que nos ofrece la psicología, nos permiten transitar en la dirección de la esa paz que tanto anhelamos. En algunos casos es necesario replantearse la propia escala de valores para dar una nueva orientación a la situación personal. Al fin y al cabo, los valores deben ser interiorizados; es decir, asumidos libre y voluntariamente, para que puedan mostrar toda su eficacia.

     La psicología y los valores humanos son un recurso necesario para establecer un proyecto de vida feliz y alcanzar una paz estable y duradera.

     En nuestros días, parece que hemos dado la espalda a nuestra propia humanidad; vivimos, en muchos casos, como si nunca fuéramos a morir; estamos anclados en la ilusión de un mundo que queremos crear a la medida de nuestro egoísmo. En este sentido, es necesario volver la mirada hacia el interior de uno mismo y ver qué clase de valores rigen nuestra vida y observar nuestra conducta en relación con las cosas y las demás personas. Quizá entonces podamos descubrir cuánto nos hemos distanciado de nuestra propia esencia, olvidando nuestra  propia naturaleza que, como seres humanos, es inherente a nuestra condición: la humanidad.

     La psicología y los valores humanos nos ayudan a recordar quiénes somos; a descubrir que hay otro camino distinto al del sufrimiento; que podemos vivir mejor cuándo nos respetamos a nosotros mismos y a los demás y que, para ello, es fundamental aceptarse y aprender a quererse.

 

     Tenemos muchos recursos a nuestro alcance, muchas potencialidades que aún no han sido conocidas; recursos que, por no utilizarlos, parece que no existen. Son cualidades con las que hemos nacido, habilidades por descubrir que nos pueden ayudar en ese nuevo camino hacia nuestra propia paz, que todos deseamos transitar.

      Es necesario volver a creer en el ser humano y eso empieza por creer en uno mismo y creer en uno mismo significa reconocer y aceptar la propia humanidad, que es lo que realmente nos define. Y esa humanidad, puesta al servicio de los demás, nos permite crear a nuestro alrededor una vida de plenitud como nunca antes hemos experimentado. Hay mucho camino por recorrer pero, como dice un proverbio chino: “el camino más largo empieza por un primer paso”. Y este primer paso que, quizá ha llegado el momento de dar, nace de un acto de la voluntad; de una firme decisión de cambio; de un convencimiento absoluto que procede de una reflexión personal; de un compromiso íntimo con uno mismo. Nace del reconocimiento de la situación personal en la que cada uno se encuentra y del análisis de las causas que nos han llevado a ella. Sólo si reconocemos que, quizá, en un momento dado de nuestra historia, nos equivocamos de camino; sólo si establecemos ese compromiso personal de cambio, seremos capaces de dar ese paso que, con toda seguridad, nos abrirá las puertas de una vida nueva.

 A. de Fuertes

Psicólogo

www.humaniza.org
   

    COMPRAR